DETECCIÓN TEMPRANA DEL CÁNCER DE PULMÓN

DETECCIÓN TEMPRANA DEL CÁNCER DE PULMÓN

En qué consiste la detección temprana del cáncer de pulmón

Los exámenes de detección temprana son pruebas que se realizan para encontrar una enfermedad antes de que comiencen los síntomas. El objetivo de la detección temprana es detectar una enfermedad en su etapa más temprana y más tratable. Para que pueda ser ampliamente aceptado y recomendado por los médicos, un programa de detección temprana debe cumplir con una serie de criterios, que incluyen la reducción del número de muertes por la enfermedad.

Las pruebas de detección pueden incluir pruebas de laboratorio para evaluar la sangre y otros fluidos, pruebas genéticas que buscan marcadores genéticos heredados asociados a la enfermedad, y los exámenes por imágenes que producen imágenes del interior del cuerpo. Estas pruebas generalmente están disponibles para la población en general; sin embargo, las necesidades de una persona con respecto a una prueba de detección se basan en factores tales como la edad, el sexo y los antecedentes familiares.

En la detección temprana del cáncer de pulmón, las personas que tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, pero que no presentan signos o síntomas de la enfermedad, son sometidas a un examen de detección por tomografía computarizada de baja dosis (LDCT) del tórax.

La exploración por TC combina un equipo especial de rayos X con computadoras sofisticadas para producir múltiples imágenes transversales, o fotografías del interior del cuerpo. La LDCT produce imágenes de calidad suficiente para detectar varias anomalías usando hasta un máximo de 90 por ciento menos de radiación ionizante que la TC de tórax convencional.

En el pasado se han utilizado otras dos pruebas para verificar la presencia de cáncer de pulmón: Los rayos X del tórax y la citología de esputo. Una radiografía de tórax produce imágenes del corazón, los pulmones, las vías respiratorias, los vasos sanguíneos y los huesos de la columna vertebral y el pecho. La toma de imágenes con rayos X incluye la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para producir imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X son la forma más antigua y más comúnmente usada para producir imágenes médicas. La citología de esputo es un procedimiento en el cual una muestra de esputo moco que se escupe de los pulmones) es observada bajo un microscopio para verificar la presencia de células cancerosas. Sin embargo, el uso de rayos X del tórax y la citología de esputo, individualmente o en combinación, no han resultado en una disminución del riesgo de morir por cáncer de pulmón.

¿Quiénes deben considerar los exámenes de detección temprana del cáncer de pulmón y por qué?

Acerca del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es un cáncer que se forma en los tejidos del pulmón, generalmente en las células que recubren los conductos de aire. Los dos tipos más comunes son el cáncer de pulmón de células pequeñas y el cáncer de pulmón de células no pequeñas. El tipo de cáncer se diagnostica en base a la apariencia de las células bajo el microscopio.

El tratamiento del cáncer de pulmón que se detecta en una fase temprana (antes de que se extienda a otras áreas del cuerpo) es generalmente más exitoso. Desafortunadamente, cuando se diagnostica el cáncer de pulmón, en algunas ocasiones, la enfermedad ya se ha diseminado fuera del pulmón.

El cáncer de pulmón es la causa principal de muertes por cáncer en los Estados Unidos y en todo el mundo. Aproximadamente el 85 por ciento de las muertes por cáncer de pulmón ocurren en fumadores o ex fumadores de cigarrillos. Se calcula que hay más de 94 millones de fumadores o ex fumadores.

Los estudios clínicos de detección temprana

Antes de que un programa de detección temprana sea ampliamente aceptado y recomendado por los médicos, debe hacer algo más que detectar la enfermedad en una etapa temprana. La forma aceptada de medición de la efectividad de un programa de detección temprana es una reducción en el número de muertes causadas por una determinada enfermedad.

Los estudios clínicos son estudios de investigación que ayudan a determinar en qué medida los métodos de detección temprana realmente reducen la mortalidad (tasa de mortalidad) y a qué costo.

Si desea obtener más información sobre los estudios clínicos de programas de detección temprana mediante el uso de pruebas con imágenes para detectar la presencia de enfermedades, visite la Red de Estudios por Imágenes del Colegio Americano de Radiología (ACRIN). Información sobre estudios clínicos en los que se evalúan los métodos de detección temprana y tratamiento del cáncer se encuentran disponibles también en el Instituto Nacional del Cáncer.

Estudio Nacional de Exámenes de Pulmón

Las recomendaciones actuales para la detección temprana del cáncer de pulmón procedieron a la reciente publicación de un gran estudio clínico aleatorizado patrocinado por el Instituto Nacional del Cáncer llamado el Estudio Nacional de Exámenes de Pulmón (NLST).

El NLST se llevó a cabo para determinar si las pruebas de detección por TC del tórax podrían reducir las tasas de mortalidad por cáncer de pulmón entre las personas que presentan un alto riesgo de desarrollar la enfermedad. El estudio incluyó más de 53,000 hombres y mujeres de edades comprendidas entre 55 y 74 que eran fumadores o ex fumadores crónicos, en 33 lugares en los Estados Unidos. Cada participante fue asignado aleatoriamente para someterse a estudios de detección temprana con TC de baja dosis (LDCT) o rayos X estándar del tórax, una vez al año durante tres años consecutivos. El estudio clínico demostró un 20 por ciento menos de muertes por cáncer de pulmón entre los participantes que fueron sometidos a la detección con LDCT.

Nuevas recomendaciones sobre la detección temprana

En base a los resultados del NLST y otros estudios, la Red Nacional Integral del Cáncer, Asociación Americana del Pulmón, Asociación Americana para la Cirugía Torácica, Sociedad Americana de Oncólogos Clínicos, Colegio Americano de Médicos del Tórax, Sociedad Torácica Americana y la Sociedad Americana del Cáncer recomiendan ahora que las personas con alto riesgo de desarrollar cáncer de pulmón consideren un examen de detección anual con LDCT.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF) emitió una recomendación que favorece el examen de detección anual para el cáncer de pulmón usando LDCT, en personas con alto riesgo de cáncer de pulmón, basado en la edad y la historia de consumo de cigarrillos.

Los Centros de Servicios para Medicare y Medicaid (CMS) han emitido una determinación final a nivel nacional sobre cobertura que proporciona para Medicare la cobertura de la detección temprana del cáncer de pulmón utilizando la Tomografía Computarizada de Baja Dosis (LDCT).

Ahora, Medicare cubrirá la detección temprana del cáncer de pulmón con LDCT una vez por año para los beneficiarios de Medicare que cumplan con los siguientes requisitos:

– Tengan entre 55 y 77 años de edad, y sean fumadores o hayan dejado de fumar dentro de los últimos 15 años;

– Tengan un historial de fumar tabaco por al menos 30 “años paquete” (un promedio de un paquete por día durante 30 años); y

– Hayan recibido una orden por escrito de un médico o de un profesional calificado de la salud que no es un médico y que cumple con ciertos requisitos.

Si tiene preguntas sobre la detección temprana del cáncer de pulmón, podría ser de ayuda que converse con su médico y consulte las pautas de la Red Nacional Integral del Cáncer (NCCN) para la detección temprana del cáncer de pulmón.

Factores de riesgo para el cáncer de pulmón

Cualquier cosa que aumente la probabilidad de que una persona desarrolle una enfermedad se llama factor de riesgo. Los factores de riesgo para el cáncer de pulmón incluyen:

– El consumo de tabaco.

– Contacto con radón, asbestos u otros agentes que causan cáncer.

– Un historial personal de cáncer relacionado con el cigarrillo.

– Un historial familiar de cáncer de pulmón.

– Ciertas enfermedades pulmonares crónicas.

Cómo se realiza la detección temprana del cáncer de pulmón

La exploración por TC funciona en forma similar a otros exámenes de rayos X. Los rayos X son una forma de radiación que puede ser dirigida a través de la parte del cuerpo que se esté examinando. Diferentes partes del cuerpo absorben los rayos X en distintas medidas.

Con la exploración por TC, numerosos haces de rayos X y un conjunto de detectores electrónicos de rayos X rotan alrededor suyo, midiendo la cantidad de radiación que está siendo absorbida en todo su cuerpo. Al mismo tiempo, la mesa de examen se mueve a través del explorador, de modo que el haz de rayos X siga una trayectoria helicoidal. Un programa especial informático procesa este gran volumen de datos para crear imágenes transversales y bidimensionales de su cuerpo, que luego se muestran en el monitor. Esta técnica se llama TC helicoidal o espiral.

Para la TC del tórax, el tecnólogo lo ubicará en la mesa de examen, generalmente acostado boca arriba o, menos frecuentemente, de costado o boca abajo. Es posible que se utilicen correas y cojines para ayudarlo a mantener la posición correcta y para ayudarlo a permanecer quieto durante el examen. Generalmente, se le pedirá que levante los brazos por encima de su cabeza. A continuación, la mesa se moverá rápidamente a través del explorador para determinar la posición inicial correcta para las exploraciones. Luego, la mesa se moverá lentamente a través de la máquina a medida que se realiza la exploración, mientras usted contiene la respiración durante la breve exploración de cinco a 10 segundos.

Qué sucede si se encuentra algo en mi examen de detección

El cáncer de pulmón ocurre generalmente en la forma de un nódulo pulmonar, una lesión o área de tejido anormal relativamente redonda en los pulmones. La inmensa mayoría (más del 95%) de estos nódulos no corresponden a un cáncer pero, en cambio, representan áreas de cicatrización en los pulmones resultantes de una infección previa, o pequeños nódulos linfáticos. Si su exploración por LDCT detecta un nódulo, su médico probablemente recomendará una exploración por LDCT de seguimiento, varios meses más tarde, para comprobar que el nódulo no cambie de tamaño. En el caso de que el nódulo crezca o sea sospechoso, su médico podría recomendar más evaluaciones con un estudio de diagnóstico por imágenes avanzado (PET) y/o la remoción de un pequeño trozo del nódulo (llamada biopsia). Un patólogo puede analizar las células de la biopsia bajo el microscopio para determinar si el nódulo es maligno (canceroso) o benigno.

Si el nódulo es canceroso, se podrían recomendar pruebas adicionales de sangre y exámenes por imágenes para determinar la etapa en la que se encuentra el tumor. Las pruebas por imágenes generalmente incluyen exámenes adicionales de exploración por tomografía computarizada (TC) del cuerpo y podrían incluir una exploración de los huesos o una exploración por PET/TC. Las opciones de tratamiento y los resultados esperados del tratamiento dependen de la etapa del tumor.

Radiologyinfo. (2017-07-13). Detección temprana del cáncer de pulmón. Recuperado de https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=screening-lung

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *